CIRUGÍA DE CARA

(RITIDECTOMÍA O FACELIFT)

Duración: De 3 a 5 horas
Tipo de Cirugía: Corta estancia.
Anestesia: Local- sedación o anestesia general.
Internamiento: 24 horas.
Recuperación postoperatoria: Retiro de puntos a los 7 días, a las 2 semanas podrá retomar sus actividades normales. La inflamación, los moretones, el entumecimiento desaparecen en 3 semanas.
Resultado final: 3 meses.
Cicatrices: Poco visibles en la piel cabelluda de las sienes, alrededor de las orejas hasta llegar al pelo del pericráneo, y en algunos casos una cicatriz debajo de la barba de 2 cm.
Aditamentos especiales: En casos de cirugía de cuello, mentonera.


¿Soy candidata (o) para una Cirugía de Cara?

El envejecimiento facial sigue un proceso natural, que depende de factores genéticos, ambientales, deficiente alimentación, tabaquismo, etc. Con la edad aparecen líneas de expresión por tres causas principales: la gesticulación o mímica facial (patas de gallo, arrugas frontales y en el entrecejo); por la exposición solar (arrugas más profundas o queratosis, en toda la cara), y por la gravedad, pérdida de turgencia y elasticidad de la piel (surcos nasogenianos, papada, aplanamiento de pómulos, caída de las comisuras labiales y de las cejas, excedente de piel, aparición de bolsas en párpados, y jowls, etc.). Hombres y mujeres mayores de 40 años pueden requerir de algún tratamiento de rejuvenecimiento facial, la elección del mismo dependerá de las necesidades y signos de vejez de cada persona, de que se encuentren en buenas condiciones de salud, y no presenten enfermedades como hipertensión arterial.

¿Cuáles son los objetivos de la Cirugía de Cara?

Rejuvenecer y embellecer la cara, darle una apariencia más descansada y saludable, disimular o eliminar las líneas de expresión, y restaurar la posición y el aspecto de las estructuras laxas, sin alterar la forma o expresión natural que tenía en su juventud.

¿En qué consiste un Facelift o una Cirugía Facial?

Consiste en recolocar, modelar las estructuras faciales alteradas, por el envejecimiento, reforzar el sistema que sostiene los músculos faciales, y eliminar tejidos laxos y caídos. Su extensión se divide en tercios: la cirugía del tercio superior; permite levantar las cejas, y eliminar definitivamente las arrugas frontales y del entrecejo. La cirugía del tercio medio; permite levantar los pómulos, corregir los surcos nasogeniamos, y eliminar la piel laxa de las mejillas, mediante una técnica clásica o con tecnología endoscópica; La cirugía de cuello o tercio inferior; permite marcar los ángulos mandibulares, quitar la papada y la flacidez. La técnica sugerida, dependerá del análisis de factores individuales como son, la edad, la cantidad de tejidos laxos y de piel excedente, y la condición de los músculos. ¿Dónde quedarán las cicatrices?

Cicatrices mínimas, o amplias quedan ocultas en la piel cabelluda de las sienes, alrededor de las orejas hasta llegar al pelo del pericráneo, y en algunos casos se deja una pequeña cicatriz debajo de la barba.

¿Cómo mejorar los resultados?

En algunos casos para lograr mejores resultados deben considerarse, la combinación con otros procedimientos adicionales como son; levantamiento quirúrgico de cejas, la cirugía de párpados (Blefaroplastia), el aumento de mentón, la cirugía de nariz (Rinoplastia), el aumento de labios o de pómulos etc.

¿Qué tipo de anestesia se utiliza?

Dependiendo de su magnitud, pueden hacerse con anestesia local y sedación, o anestesia general, y requieren de estudios de laboratorio de rutina para detectar cualquier alteración que contra indiquen el procedimiento.

¿Cuáles son los riesgos y como prevenirlos?

Los riesgos potenciales de un Facelift son: inflamación, sangrado bajo la piel (Hematoma), sufrimiento de la piel, infección de tejidos blandos, reacciones eventuales a la anestesia, cicatrización anormal, lesión a estructuras nerviosas y entumecimiento que puede durar meses, que se previenen al dejar de fumar, y al eliminar la ingesta de aspirina.

¿Cómo mantener los resultados a largo plazo?

Los resultados de una cirugía facial son de más de 10 años. La laxitud de la piel continuará con la edad. Hay que evitar la excesiva exposición solar, mejorar la nutrición, y el equilibrio hormonal, disminuir el consumo de alcohol, tabaco, y estrés para mantener los resultados.